¡NO TE OLVIDES DE TU TANQUE DE GAS!


La seguridad en el manejo del gas en tu hogar, negocio u oficina, empieza por conocer más acerca del tema. Los tipos de gas que puedes utilizar, las instalaciones necesarias, los equipos que utilizan esta fuente de energía, las precauciones al instalar y utilizar una red de gas, etc. Es muy importante, por ejemplo, que instales correctamente el tanque de gas y le des el mantenimiento adecuado, para que funcione correctamente, te dure mucho tiempo y evites accidentes.

Instalación y mantenimiento de tanques

Al instalar tu tanque o cilindro, debes colocarlo sobre una base firme, nivelada y sin humedad, siempre en el exterior y alejados de fuentes de calor como:

– Motores eléctricos o de combustión interna.
– Salida de chimeneas.
– Interruptores o contactos eléctricos.
– Boilers calentadores de agua.
– Cualquier otra que pueda generar una chispa o flama.

Nunca instales un tanque cerca de una ventana. Los tanques no se deben colocar en lugares donde pasan las personas, ni en un sitio de difícil acceso. Cuando los tanques son nuevos debes purgarlos para sacar el exceso de aire y permitir un llenado adecuado. Esto evita que exista un flujo intermitente de gas hacia los equipos.

Tanques estacionarios

– Hay tanques desde 120 hasta 5000 litros de capacidad.
– Se miden generalmente con un medidor de presión y su contenido se expresa en litros.
– Están fabricados para instalarse de forma fija y son resistentes a la intemperie con una garantía de hasta 10 años.

– Deben estar instalados en las azoteas o lugares elevados (no en el suelo) y alejados de las líneas de electricidad.
– Deben estar en buenas condiciones de operación (pintura, no corrosión, no golpeados, ni reparados) Se debe pintar el tanque como mínimo cada 5 años, con pintura blanca o plateada. De ser posible se deben tapar para protegerlos del sol y la intemperie.
– Se debe verificar periódicamente el año de caducidad del tanque.
– Se debe verificar la fecha de caducidad de las válvulas de llenado y verificar que sirva la válvula de desfogue. Las válvulas deben cambiarse cada 2 a 5 años dependiendo de su uso y su desgaste.
– El manómetro debe estar en buenas condiciones de operación.
– Se debe instalar una tierra física para los tanques estacionarios de 5,000 litros de capacidad o mayores.
– Cuando llega la pipa de gas a cargar el tanque estacionario, se debe verificar que corresponda a la compañía de gas que se contrató, que tenga instalado el escape del motor en el frente, que la manguera de llenado se encuentre en buenas condiciones y que los operadores usen equipo adecuado de seguridad.
– Un tanque estacionario solo debe llenarse hasta el 80% de su capacidad.

Tanques portátiles o cilindros

– Hay cilindros de 20, 30 y 45 kilos de capacidad.
– Se miden generalmente con una báscula y su contenido se expresa en kilos.
– Son fabricados para ser portátiles y resistentes a la intemperie, con una garantía de hasta 10 años.
– El cilindro debe estar en buenas condiciones físicas (no golpeado, no soldado o reparado, no corroídos, picado o deteriorado de alguna forma). Debe estar pintado de preferencia para protegerlo de la corrosión.
– El anillo base del tanque debe estar en buenas condiciones y bien sujeto.
– La válvula debe estar en buenas condiciones (verificar que no haya fugas con agua jabonosa) y que tenga su maneral.
– El cilindro debe contar con su anillo de protección para la válvula.
– Se debe verificar periódicamente el año de caducidad del cilindro.
– Si hay dos a más cilindros, deben estar a una distancia mínima de 60 cm.
– Cuando llega el camión repartidor de cilindros se debe verificar que estos sean manejados con cuidado, sin golpearlos y siempre manteniendo su posición vertical.

Dejar una opinión